Caperucita pija


 Holiiiii… ¿Qué tal, cómo estáis? ¿Bien,no? ¿Sabéis quién soy, verdad?... Sí, ¿no…? Claro, como voy siempre tan mona, con este outfit ideal que llevo siempre, o sea, en plan, con esta capuchita roja tan trendy…

Pues nada, venía a contaros una cosita que me pasó el otro día, en plan, que mi madre me mandó por el bosque a casa de mi abueli, en plan, que estaba malita la pobre… Y bueno, a mí me da cosa ir por el bosque, porque con la de bichos que hay, o sea, en plan que no los ves ni nada, y además por ahí es dificilíssssimo andar en tacones, menos mal que ahora hay deportivas cuquis, porque si no, o sea, no sé que iba a hacer de mi vida, en plan… Pero bueno, a lo que iba, me dije, por la abueli, lo que sea. Y cogí la cestita con lo de siempre, en plan, que si leche, que si miel, que si una tartita de manzana, que a mamuchi le sale fenomenal… y me fui por  el bosque, supermona, como siempre, porque nunca sabes con quién puedes encontrarte. que en los bosques a veces hay príncipes y enanos, que me lo dijo mi amiga  Blancanieves, y oye, a mí los enanos no, pero los príncipes, ayyyy, en plan… los príncipes son taaan ideales… Así que me fui por el bosque  con mucho cuidado de no mancharme y de que no me rozara ningún bicho, o sea, en plan, que el bosque está todo lleno de bichos, saess.

Pues iba yo por el bosque tan contenta, cuando de  repente aparece un lobo. Pero no un lobo de esos como bruto… Qué va… Era un lobo muy majo, y educadísimo, aunque guapo guapo no era, saes, pero bueno. Y nada, que nos pusimos a hablar, en plan, “¿adónde vas, guapa?”, “pues nada, a casa de mi abueli, que está malita, osea, en plan, a llevarle unas cositas que le hemos preparado, pero puf, voy superdeprisa porque con tanto bicho, no quiero estar mucho por el bosque”. Y entonces  él todo amable (que es que ya os digo que parecía muy majo, el lobito) me dice: “oye, sabes que hay un camino por ahí que es más corto y tiene muchos menos bichos?” “¿Ah, siiiiii?” le dije yo, en plan, sssupercontenta, todo lo que sea librarme de los bichos me emociona, o sea, en plan. “Sí, sí”, me dijo él. Y nada, le di las gracias, en plan, y ahí que me fui por el camino que me dijo el lobito… Aunque no sé… Se me hizo un poco largo, en plan, que no sé yo si de verdad era más corto…  No sé, en plan,¿saes?

Total, que llego a la casa de la abueli y entro como si nada, como hago siempre, y me la encuentro metida en la cama, pero dije “habrá estado viendo Sálvame” (que tiene tele en la habitación y le gusta ver así el Sálvame para echar la siesta, más mona y más maja, mi abueli..). Pero la verdad es que la encontré un poquito rara, en plan, o sea… No sé… En plan, como más peluda… y pensé, “vaaa, eso que que no ha tenido  tiempo de ir a depilarse, que la esteticién está un poco lejos, y claro, como está malita y eso, pues nada… “ Pero no eran solo los pelos, en plan, estaba así como rara… Así que le dije… “Oye, abueli”, ¡qué ojos más grandes tienes, ¿no? En plan… ¿has cambiado de rimel?” Y ella me dice “son para verte mejor”, con una voz un poco rara, o sea, pero dije va, como está acatarrada y eso… Además, eso de “para verte mejor” me pareció fenomenal, porque para mi abueli yo soy la más mona y la más guapa, y le encantan todos mis looks, así que normal que quisiera verme mejor… 

Pero como la seguía notando así como supermegarrara, le dije… “Abueli, abueli… qué orejas más grandes tienes ¿no? En plan, a lo mejor deberías ponerte tus pendientitos o algo, ¿no?” Y va y me dice “Son para oírte mejor”. Ah bueno, pues si es por eso, me parece ideal, porque además tenía unos cuantos cotilleos para contarle, en plan, que a veces  pasan cosas por el pueblo mucho mejores que las del Sálvame… Pero no sé, que seguía viéndola rara, así que le dije, “abueli, abueli, ¡Qué nariz tan grande tienes, no? o sea”.. Y me dice, “es para olerte mejor”. Ah, pues muy bien, fenomenal, porque mi abueli sabe que yo me echo siempre los perfumes más caros, y tengo un montón, que cambio mucho de perfume, porque como oufit llevo siempre el mismo, en plan, pues varío con los perfumes, ¿no?… 

Y entonces me fijé en las manos, y pensé, "jo, pero qué dejada está mi abueli, creo que tampoco se ha hecho la manicura", y así como indirecta le dije “abueli, abueli ¡qué manos tan grandes tienes!, ¿no? O sea”. Y ella me dice “son para cogerte mejor”, y  las estiró así como para darme un abracito, que me abraza mucho mi abueli, más mona… 

Pero no sé, seguía notándola rarita, en plan, o sea, y le digo “abueli, abueli, ¡qué boca tan grande tienes! ¿O es la barra de labios?”, y va y me dice “¡Es para comerte mejor!”, y entonces salta de la cama, y veo que era… que era… ¡el lobito de antes!. Sí, aquel tan majo, pero que estaba en otro plan, en plan, ya no estaba tan majo y educado… Y no sé si lo de comerme lo decía en serio o lo decía porque le gusto o algo, pero el caso es que me megaasusté y me megaeché a correr, porque a ver, a mí me había parecido majo, pero nada más, ni comer ni nada en plan, o sea. Pero qué se cree. Que a los chicos ya saes, tienes que pararles siempre los pies, que te ven mona y maja, y hala, ya se creen que han ligado, en plan. Y me pareció súperfuerte además que para ligar conmigo se hubiera comido a la abueli, se hubiera puesto su outfit de ver Salvame y se hubiera metido en la cama, o sea, en plan, súpermegafuerte. 

Así que eso, me eché a correr, que menos mal que no llevaba los tacones, pero eso sí, con cuidado siempre de que no me tocara ningún bicho y de no despeinarme demasiado, que acababa de pasarme la plancha por el pelo y si sudo un poco se me riza enseguida, en pla … 

Y estaba yo corriendo así toda mona y ¿sabéis con quién me encontré??... ¡Con un cazador! Bueno, bueno, bueno, pero no un cazador cualquiera, no, saes… Un cazador ssssupermono… sssssupermajo… sssssúperpijo, sssssuperguapo… y bueno, me puse sssssúpernerviosa, porque el lobo no, pero el cazador sí que me gustó un poco, la verdad. Él, claro, como me vio corriendo (mona, pero corriendo) me preguntó que qué me pasaba, en plan, y yo se lo conté: que es que un lobo para ligar conmigo se había comido a mi abueli y que me parecía fatal, porque es que a mí no me gustaba el lobo (le sonreí un poco para que se diera cuenta de que a mí me gustan mucho más los cazadores, que además suelen hacer cosas mucho más interesantes que los lobos, que se pasan todo el día en el bosque y ya está, en plan). 

Así que el cazador sacó la escopeta y ¡pum!. En plan, le pegó un supermegatiro al lobo que mira, la verdad, no me dio pena ni nada, que era majo, pero muy pesado y un poco metomentodo. Y después (qué fuerte, es que aún no me lo creo) le rajó la tripita y… ¿a que no sabéis quién salió de la tripita?? ¡MI abueli! Que además ya estaba como es ella, depiladita, con sus orejitas con pendientitos, su manicura, su todo…  Qué fuerte, qué fuerte,.. Y nada, con lo que había en la cestita que me había dado mi mami, nos hicimos un picnic los tres.. Y bueno, no sé… Ay, más mono… Ay… creo que el cazador es mi crush… Así que estoy por irme  otra vez por el bosque, aunque haya bichos y eso, en plan, para ver si me lo encuentro, o me encuentro a otro lobo y así puedo pedirle a mi crush que me salve otra vez, en plan, o lo invito a otro picnic con la abuelita, saes.. Áyyyys (suspiro).

Bueno, pues eso, que me voy, o sea, en plan ¡deseadme suerti!¿no? 

Entradas populares de este blog

"A Margarita Debayle"

"Yo voy soñando caminos..."

"Miradme aquí"

II: "Lo que sucedió a un hombre bueno con su hijo"

"El diccionario de Coll"

XXXVIII: "Lo que sucedió a un hombre que iba cargado con piedras preciosas y se ahogó en un río"

XXXII: "Lo que sucedió a un rey con los burladores que hicieron el paño"

"La casada infiel"

"Caracol"

Tratado I: la longaniza y el poste