"Proverbios y cantares-II" (Fragmentos)

(Finales del XIX- Principios del XX)
Nuevas Canciones (1917-1930)



I
El ojo que ves no es
ojo porque tú lo veas; 
es ojo porque te ve

II
Para dialogar, 
preguntad, primero; 
después... escuchad. 

IV
Mas busca en tu espejo al otro, 
al otro que va contigo. 

V
Entre el vivir y el soñar
hay una tercera cosa. 
Adivínala. 

VIII
Hoy es siempre todavía. 



XIV
Nunca traces tu frontera, 
ni cuides de tu perfil; 
todo eso es cosa de fuera. 

XV
Busca a tu complementario, 
que marcha siempre contigo, 
y suele ser tu contrario. 

XVI
Si vino la primavera, 
volad a las flores; 
no chupéis cera. 

XVII
En mi soledad
he visto cosas muy claras, 
que no son verdad.

XIX
A la vera del camino
hay una fuente de piedra, 
y un cantarillo de barro
-glu-glu- que nadie se lleva


XX
Adivina adivinanza, 
que quieren decir la fuente, 
el cantarillo y el agua. 

XXI
...Pero yo he visto beber
hasta en los charcos del suelo. 
Caprichos tiene la sed... 

XXIV
Despacito y buena letra: 
el hacer las cosas bien
importa más que el hacerlas. 

XXXVI
No es el yo fundamental
eso que busca el poeta, 
sino el tú esencial.

XXXIX
Busca en tu prójimo espejo; 
pero no para afeitarte, 
ni para teñirte el pelo. 

XL
Los ojos por que suspiras, 
sábelo bien, 
los ojos en que te miras
son ojos porque te ven. 

XLI
-Ya se oyen palabras viejas. 
-Pues aguzad las orejas. 

XLIII
Dijo otra verdad: 
busca el tú que nunca es tuyo
ni puede serlo jamás

XLVII
Autores, la escena acaba
con un dogma de teatro: 
En el principio era la máscara

LXIX
¿Dijiste media verdad? 
Dirán que mientes dos veces
si dices la otra mitad

LI
Demos tiempo al tiempo: 
para que el vaso rebose
hay que llenarlo primero

LIII
Tras el vivir y el soñar, 
está lo que más importa: 
despertar. 

LVIII
Creí mi hogar apagado
y revolví la ceniza... 
Me quemé la mano. 

LXIV
¿Conoces los invisibles
hiladores de los sueños? 
Son dos: la verde esperanza
y el torvo miedo. 
Apuesta tienen de quien
hile más y más ligero, 
ella, su copo dorado; 
el, su copo negro. 
Con el hilo que nos dan
tejemos, cuando tejemos

LXVI
Poned atención: 
un corazón solitario
no es un corazón. 

LXVII
Abejas, cantores, 
no a la miel, sino a las flores. 


LXVIII
Todo necio
confunde valor y precio. 

LXXXI
Si vivir es bueno, 
es mejor soñar, 
y mejor que todo, 
madre, despertar

LXXXII
No el sol, sino la campana, 
cuando te despierta, es
lo mejor de la mañana. 

LXXXV
¿Tu verdad? No, la Verdad, 
y ven conmigo a buscarla. 
La tuya, guárdatela. 

LXXXVI
Tengo a mis amigos
en mi soledad; 
cuando estoy con ellos
¡que lejos están! 

XCII
Dijo el árbol: teme al hacha, 
palo clavado en el suelo: 
contigo la poda es tala. 

XCIV
Doy consejo a fuer de viejo: 
nunca sigas mi consejo

XCV
Pero tampoco es razón desdeñar
consejo que es confesión. 

XCVIII
Tu profecía, poeta. 
-Mañana hablaran los mudos: 
el corazón y la piedra. 

XCIX
-¿Mas el arte?... 
-Es puro juego, 
que es igual a pura vida, 
que es igual a puro fuego. 
Veréis el ascua encendida




Entradas populares de este blog

II: "Lo que sucedió a un hombre bueno con su hijo"

La Celestina: acto XII: Muerte de Celestina

"El dueño de la luna"

Romance del Conde Olinos

Condiciones que ha de tener la mujer para ser bella

Primera entrevista de Celestina con Melibea (adaptación)

La Celestina. Auto I. Retrato de Melibea y Celestina como soluciòn

La Celestina. Auto I: El sufrimiento del amante cortés

La Celestina: Auto I . Retrato de Celestina

V: "Lo que sucedió a una zorra con un cuervo que tenia un pedazo de queso en el pico"