Sueña Alonso Quijano

(1899-1986)
La rosa profunda (1975)


El hombre se despierta de un incierto
sueño de alfanjes y de campo llano
 y se toca la barba con la mano
 y se pregunta si está herido o muerto.
 
¿No lo perseguirán los hechiceros
que han jurado su mal bajo la luna?
Nada. Apenas el frío. Apenas una
dolencia de sus años postrimeros.
 
El hidalgo fue un sueño de Cervantes
  y don Quijote un sueño del hidalgo.
El doble sueño los confunde y algo
 
está pasando que pasó mucho antes.
Quijano duerme y sueña. Una batalla:
los mares de Lepanto y la metralla.

Entradas populares de este blog

"El diccionario de Coll"

"Cantar de Mio Cid: el Destierro

Las siete y media, y su peligro

II: "Lo que sucedió a un hombre bueno con su hijo"

Romance del Conde Olinos

"¿No es cierto, ángel de amor...?": la escena del sofá

"Cantar de Mio Cid: la despedida"

Tratado II: El clérigo de Maqueda

"España es así: los canis"

Tratado I: la longaniza y el poste