Soneto XXIII: "En tanto que de rosa y azucena..."-



En tanto que de rosa y azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
enciende el corazón y lo refrena;

y en tanto que el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto
por el hermoso cuello blanco enhiesto
el viento mueve, esparce y desordena;

coged de vuestra alegre Primavera
el dulce fruto, antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.

Marchitará la rosa el viento helado;
todo lo mudará la edad ligera,
por no hacer mudanza en su costumbre.



Entradas populares de este blog

"El diccionario de Coll"

"Cantar de Mio Cid: el Destierro

Las siete y media, y su peligro

II: "Lo que sucedió a un hombre bueno con su hijo"

Romance del Conde Olinos

"¿No es cierto, ángel de amor...?": la escena del sofá

"Cantar de Mio Cid: la despedida"

Tratado II: El clérigo de Maqueda

"España es así: los canis"

Tratado I: la longaniza y el poste