Pablo y Nela

Marianela (1879)

La Nela (…) había cogido de las manos de su amigo las flores, y combinaba sus risueños colores.
- Yo tenía una idea sobre esto -añadió el ciego con mucha energía-, una idea con la cual estoy encariñado desde hace algunos meses. Sí, lo sostengo, lo sostengo... No, no me hacen falta los ojos para esto. Yo le dije a mi padre: Concibo un tipo de belleza encantadora, un tipo que contiene todas las bellezas posibles; ese tipo es la Nela. Mi padre se echó a reír y me dijo que sí.

La Nela se puso como amapola y no supo responder nada.
Durante un breve instante de terror y ansiedad, creyó que el ciego la estaba mirando.
- Sí, tú eres la belleza más acabada que puede imaginarse -añadió Pablo con calor-. ¿Cómo podría suceder que tu bondad, tu inocencia, tu candor, tu gracia, tu imaginación, tu alma celestial y cariñosa que ha sido capaz de alegrar mis tristes días; cómo podría suceder, cómo, que no estuviese representada en la misma hermosura ... Nela, Nela -añadió balbuciente y con afán-. ¿No es verdad que eres muy bonita?
La Nela calló. Instintivamente se había llevado las manos a la cabeza, enredando entre sus cabellos las florecitas medio ajadas que había cogido antes en la pradera.
- ¿No respondes? ... Es verdad que eres modesta. Si no lo fueras, no serías tan repreciosa como eres. Faltaría la lógica de las bellezas, y eso no puede ser. ¿No respondes?...
- Yo... -murmuró la Nela con timidez, sin dejar de la mano su tocado-, no sé ... dicen que cuando niña era muy bonita ... Ahora ... - Y ahora también.
María, en su extraordinaria confusión pudo hablar así:
- Ahora ... ya sabes tú que las personas dicen muchas tonterías ... se equivocan también ... a veces el que tiene más ojos ve menos.
- ¡Oh! ¡Qué bien dicho! Ven acá: dame un abrazo.
La Nela no pudo acudir pronto, porque habiendo conseguido sostener entre sus cabellos una como guirnalda de florecillas, sintió vivos deseos de observar el efecto de aquel atavío en el claro cristal del agua. Por primera vez desde que vivía se sintió presumida. Apoyándose en sus manos, asomóse al estanque.
- ¿Qué haces, Mariquilla?
- Me estoy mirando en el agua, que es como un espejo -replicó con la mayor inocencia, delatando su presunción.
- Tú no necesitas mirarte. Eres hermosa como los ángeles que rodean el trono de Dios.
El alma del ciego llenábase de entusiasmo y fervor.
- El agua se ha puesto a temblar -dijo la Nela-, y yo no me veo bien, señorito. Ella tiembla como yo. Ya está más tranquila, ya no se mueve ... Me estoy mirando ... ahora.
- ¡Qué linda eres! Ven acá, niña mía -añadió el ciego, extendiendo sus brazos.
- ¡Linda yo! -dijo ella llena de confusión y ansiedad-. Pues esa que veo en el estanque no es tan fea como dicen. Es que hay también muchos que no saben ver.
- Sí, muchos.
- ¡Si yo me vistiese como se visten otras! ... -exclamó la Nela con orgullo.
- Te vestirás.
- ¿Y ese libro dice que yo soy bonita? -preguntó la Nela apelando a todos los recursos de convicción.
- Lo digo yo, que poseo una verdad inmutable -exclamó el ciego, llevado de su ardiente fantasía.
- Puede ser -observó la Nela, apartándose de su espejo pensativa y no muy satisfecha-, que los hombres sean muy brutos y no comprendan las cosas como son.
- La humanidad está sujeta a mil errores.

- Así lo creo -dijo Mariquilla, recibiendo gran consuelo con las palabras de su amigo.
- ¿Por qué han de reírse de mí?
- ¡Oh!, miserable condición de los hombres -exclamó el ciego, arrastrado al absurdo por su delirante entendimiento-. El don de la vista puede causar grandes extravíos ... aparta a los hombres de la posesión de la verdad absoluta ... y la verdad absoluta dice que tú eres hermosa, hermosa sin tacha ni sombra alguna de fealdad. Que me digan lo contrario, y les desmentiré ... Váyanse ellos a paseo con sus formas. No ... la forma no puede ser la máscara de Satanás puesta ante la faz de Dios. ¡Ah, menguados! ¡A cuántos desvaríos os conducen vuestros ojos! Nela, Nela, ven acá quiero tenerte junto a mí y abrazar tu preciosa cabeza.
María corrió a arrojarse en los brazos de su amigo.
- Chiquilla bonita -exclamó éste, estrechándola de un modo delirante contra su pecho-, ¡te quiero con toda mi alma!
La Nela no dijo nada. En su corazón, lleno de casta ternura, se desbordaban los sentimientos más hermosos. El joven, palpitante y conturbado, la abrazó más fuerte, diciéndole al oído:
- Te quiero más que a mi vida. Ángel de Dios, quiéreme o me muero.
María se soltó de los brazos de Pablo, y éste cayó en profunda meditación. A la fenomenal mujer una fuerza poderosa irresistible, la impulsaba a mirarse en el espejo del agua. Deslizándose suavemente llegó al borde, y vio allá sobre el fondo verdoso su imagen mezquina, con los ojuelos negros, la tez pecosa, la naricilla picuda, aunque no sin gracia, el cabello escaso y la movible fisonomía de pájaro.
Alargó su cuerpo sobre el agua para verse el busto, y lo halló deplorablemente desairado. Las flores que tenía en la cabeza se cayeron al agua, haciendo temblar la superficie, y con la superficie, la imagen. La hija de la Canela sintió como si arrancaran su corazón de raíz y cayó hacia atrás murmurando:
- ¡Madre de Dios, que feísima soy!
- ¿Qué dices, Nela? Me parece que he oído tu voz.
- No decía nada, niño mío ... Estaba pensando ... sí, pensaba que ya es hora de volver a tu casa. Pronto será hora de comer.
- Sí, vamos, comerás conmigo, y esta tarde saldremos otra vez. Dame la mano, no quiero que te separes de mí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...