"Érase un hombre a una nariz pegado..."

(1580-1645)


Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una alquitara medio viva,
érase un peje espada mal barbado;

era un reloj de sol mal encarado.
érase un elefante boca arriba,
érase una nariz sayón y escriba,
un Ovidio Nasón mal narigado.


Érase el espolón de una galera,
érase una pirámide de Egito,
los doce tribus de narices era;


érase un naricísimo infinito,
frisón archinariz, caratulera,
sabañón garrafal, morado y frito.

Entradas populares de este blog

"El diccionario de Coll"

"Cantar de Mio Cid: el Destierro

Las siete y media, y su peligro

II: "Lo que sucedió a un hombre bueno con su hijo"

Romance del Conde Olinos

"¿No es cierto, ángel de amor...?": la escena del sofá

"Cantar de Mio Cid: la despedida"

Tratado II: El clérigo de Maqueda

"España es así: los canis"

Tratado I: la longaniza y el poste