"Corta las rosas, doncella" ("Collige, virgo, rosas")

(Siglo IV d.C)


La rosa que hacía poco brillaba con el fuego intenso
perdía el color al caerse los pétalos.
Yo estaba sorprendido de ver el robo implacable del tiempo huidizo,
de contemplar cómo envejecen las rosas apenas nacidas…
Mas no importa: aunque inexorablemente debía la rosa rápida morir,
ella misma prolonga su vida con los nuevos brotes.
Corta las rosas, doncella, mientras esté 
fresca la flor y fresca la juventud,
pero no olvides que así se desliza también la vida.

Entradas populares de este blog

"El diccionario de Coll"

"Cantar de Mio Cid: el Destierro

Las siete y media, y su peligro

II: "Lo que sucedió a un hombre bueno con su hijo"

Romance del Conde Olinos

"¿No es cierto, ángel de amor...?": la escena del sofá

"Cantar de Mio Cid: la despedida"

Tratado II: El clérigo de Maqueda

"España es así: los canis"

Tratado I: la longaniza y el poste